Hogwarts University

Tras la caída de Voldemort, una nueva secta de magos oscuros surge desde las cenízas de los Mortífagos. En respuesta, el Ministerio crea la Universidad Hogwarts, destinada a llevar a la sociedad mágica al próximo escalón educativo, el Universitario.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Ver Mensajes
Ver tus mensajes
Ver mensajes sin respuesta
Ver mensajes desde la última visita
Noticias
Miembros que empiezan más temas
Matthew Rogers
 
Gipsy Appleton
 
Alexandra Moxley
 
Theresa Campbell
 
Co-Admin A.
 
John Russell
 
Sarah Adams
 
Kathleen Ronan
 
Rose Taylor
 
Leon Williams
 
Los posteadores más activos de la semana
Los posteadores más activos del mes
Mejores posteadores
Sarah Adams
 
Gipsy Appleton
 
Co-Admin A.
 
Matthew Rogers
 
Alexandra Moxley
 
Edward Delacroix
 
Rose Taylor
 
Theresa Campbell
 
Lazarus Jones
 
John Russell
 

Comparte | 
 

 Haciendo presencia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Haciendo presencia   11/20/2013, 1:37 am

David era nuevo en el plantel docente, porque en realidad no estaba titulado aún. Tenía que rendir los últimos exámenes de la universidad, pero desde que había hecho la primera práctica, ya podía ejercer profesionalmente como condicional.

Había profundizado sus estudios en curso alternativos de cuidado de criaturas del mundo de la magia, y luego había dado algunos seminarios respecto sobre animales y criaturas semi-humanas, pero jamás había dado cursos dentro de Hogwarts. Eso lo tenía un poco ansioso, pero no dejaría que se notara.

Ingresó a la sala de profesores con su jovialidad habitual, miró alrededor, y luego se sentó con la intención de repasar un poco los temas elegidos para la primera clase. O al menos eso quería que el entorno pensara, la realidad, era que estaba haciendo un estudio de terreno, viendo si podía analizar un poco la conducta de sus colegas antes de conocerlos.

((Este tema es abierto para cualquier docente. Si hay algún error avisenme y lo editaré, acepto críticas)).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/21/2013, 9:44 pm

((Hora de TaT =) Mucho gusto, Pablo. Te hago los honores del estreno.))

Tarja era otra de las nuevas dentro del plantel, junto con Stephanie Dalton y la vampireza Jane McFarland. Las tres mujeres solteras estaban comenzando a formar una pequeña amistad entre ellas muy de a poco y a pasos de caracol puesto que todos los demás profesores ya tenían sus propios grupos armados. Con los últimos tres eslabones encajados en su lugar, había bastante poco espacio para que cayera un profesor nuevo a poder sentirse cómodo.

Entró en la sala de profesores con un par de libros en un brazo y su proyecto de gatito, un kneazle híbrido de unos cuarenta y cinco días, en el otro. Los libros eran para Fanny, el gato, para pavonearlo un poco. Desde que lo tenía andaba menos cabizbaja por los pasillos y reía un poco más de las bromas en la mesa de las comidas, así como también caminaba más derecha y se la notaba mejor a pesar de las malas noticias del casamiento de Turpin y Campbell, al que estaba gentilmente invitada.

Se dirigió al fuego a poner la pava para un té, pensando que la sala común estaba desierta y dejó a su gatito en uno de los sofás cercanos antes de ponerse a preparar su taza con flores pintadas a mano, que resaltaba en el estante entre los montones de tazas menos clásicas de sus compañeros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/21/2013, 10:48 pm

((Le diré a todos mis amigos que Tarja me desvirgó del rol. Espero que eso no te moleste.))

Había estado fingiendo interés por sus apuntes, sin que nada a su alrededor le causara interés, hasta que vio la oportunidad perfecta de hacerse notar. A pesar de que en ese momento no estaba mirando la puerta, supo que había entrado una mujer. Lo supo por el dejo sutil de aroma a perfume que invadió la habitación, y luego por el ruido de sus pasos.

Levantó levemente la mirada, y encontró efectivamente a una mujer unos años mayor que él. Calculó que tendría unos cuarenta años, pero no tan por su aspecto, sino por el modo en que caminaba. Llevaba unos libros y un Kneazle, y por esto pudo ver ambas manos. No tenía anillo de casada. "Una solterona con un gato, qué clisè", rió para sí. Sus ropas oscuras y aspecto melancólico en general, le parecieron de persona sensible y vulnerable.

Era una persona con la que sería fácil hablar. En principio, tenía un animal y él era profesor de cuidado de los seres mágicos. Y en segundo lugar, seguramente era fácil hablar de sentimientos con ella.

Luego de que dejara el Kneazle en el sillón y fuera a prepararse un té, decidió ponerse de pie ir hasta ella.

_Permítame, por favor -la saludó mientras preparaba una cuchara especial para té en hebras, y sacaba una lata del estante para llenarla. No estaba seguro, pero creía que a esa mujer le sentaría mejor un té en hebras bien equilibrado que un té de saquito común y corriente. Decidió arriesgarse, con una alegre sonrisa-. Yo también iba a prepararme un té, y no es ninguna molestia para mí hacer dos. Soy el nuevo profesor de Cuidado de los Seres Mágicos. Un gusto conocerla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/21/2013, 11:13 pm

((Ni un poco. A mí me desvirgó una "directora" de Hogwarts que tenía 21 años y era jugada por una nena de 12, así que veo por qué alardearías ;))

La gatita, del tamaño de un gato normal de cuatro o cinco meses, se acomodó en el sofá y comenzó a morder la punta de uno de los almohadones con placer.

Su dueña, había dejado los dos libros de poesía en una mesa lateral y se afanaba en acomodar todo cuando oyó una voz detrás de ella y se sobresaltó levemente, dando un pequeño respingo antes de girar sobre sí con una mano en el pecho. 

—Oh, disculpe mi falta de modales. Pensé que me encontraba sola —admitió tomando color en el rostro con rapidez y bajando la mirada tras cruzarla con la de Browing apenas una fracción de segundo. Tenía un fuerte acento nórdico y dificultad con algunas palabras.

Volvió a levantar la mirada con menos aprensión al oír que el hombre que jamás había visto en su vida le dirigía palabras amables. Al menos no iba a comenzar una discusión como siempre sucedía con Kathy McFarland, pensó.

Por un momento no supo qué decir. Siempre había sido una nula para hablar con hombres y tampoco quería ser una molestia para el otro profesor, porque aparentemente eso era aunque parecía demasiado joven para serlo y demasiado anticuado en su manera de vestir ((juzgo por el avatar)) como para tener la edad que aparentaba. Eso la dejó contrariada a la hora de formarse una primera impresión sobre él. 

—Se lo agradezco mucho —dijo finalmente, para no quedar descortés— Encantada de conocerlo —respondió ofreciéndole la mano con delicadeza cuando él se presentó— soy la profesora de Adivinación —se presentó con humildad, ahí donde cualquiera se hubiera pavoneado por ser la jefa de casa, en especial tratándose de ser la primera jefa de casa en la historia del colegio que había estudiado en otra escuela.

Tarja era una mezcla rara entre los modos rústicos de ser de la gente de su tierra y la naturaleza hiper sensible que tenía en su interior, que la hacía moverse con gracia y femineidad a pesar de ser bastante alta para los estándares de Inglaterra. Eso, sumado a un toque de rebeldía casi infantil de cambiarse el apellido al de su madre y mudarse a Inglaterra para contrariar a sus padres a pesar de que ya estaba grandecita para estar haciendo escenas. 

Simplemente, no había podido soportar los recuerdos en Finlandia, donde el fantasma de su única amiga muerta y el novio que le había prometido casamiento para dejarla plantada casi en el altar todavía la torturaban una década después.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/21/2013, 11:28 pm

((No sabía que debía aclararlo, pero supongo que vale ahora. Cuando David supuso por su ropa que era una persona sensible, también fue por el avatar. El encaje es femenino, la transparencia habla un poco de sensibilidad -al menos en los brazos- y femineidad, y que sea negro habla de querer esconderse. Tal vez tendría que haberlo puesto arriba, ¿no?))

Pensó que ella era respetuosa y cautelosa. El se había presentado mencionando nomás su cargo en el colegio, y ella hizo lo mismo, pero no agregó su nombre. Simplemente, su primera reacción luego del sobresalto había sido la de copiarlo. No dar más información, y no dar de menos. Evidentemente, se estaba protegiendo. De algún modo, eso le gustó mucho de ella.

Su acento al hablar, le reveló que era extranjera y le dio la pauta de la zona de la que provenía. Que en un colegio británico contrataran gente de otros países, le indicó que seguramente ella era muy buena en su trabajo, y por eso había ganado el puesto. Pero eran solo suposiciones.

Le sonrió, y continuó con la preparación de las infusiones. Los movimientos de sus manos eran precisos y cuidadosos, como si la preparación del té significara algo más.

_Mi nombre es David Browing, pero puede llamarme sólo "David".

Deslizó la mirada lentamente sobre ella, y luego volviendo a la pava ya en el fuego, le murmuró:

_Tiene una gatita muy linda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/22/2013, 12:17 am

((No importa dónde lo aclares, en realidad. Yo lo hice porque soy perseguida con que la gente no piense que estoy godmoddeando. Entonces, siempre aclaro de dónde deduje las cosas para que no me acusen de inventar cosas que el otro nunca dijo. Por cierto, el análisis de tu personaje pega en el clavo justo justo.))

El comportamiento que él descubría a base de observación, describía a la perfección la personalidad de Tarja, que siempre temía meter la pata hablando de más o de menos en situaciones sociales, en especial mas no de manera exclusiva, con hombres. 

Ella se sintió halagada en cierto modo de que él fuera atento y educado cuando la mayoría de los demás profesores del colegio la habían dejado de lado durante gran parte de los tres o cuatro años que llevaba enseñando ahí y, cuando le dirigían la palabra muchas veces era de manera condescendiente o por pura obligación. Claro que se trataba del nuevo tratando de hacerse un lugar en un universo donde los grupos ya estaban muy marcadamente delimitados, pero así y todo, podría haber sido prejuicioso contra ella y, en lugar de eso, se había ofrecido a hacerle el té. Tal vez reinsertarse en otro lugar era más fácil para quienes no sufrían de timidez.

Lo observó preparar el té con movimientos tan cuidados que nuevamente se sintió confundida respecto a él. Se movía y se manejaba con la confianza de un hombre mayor, incluso se vestía como un hombre mayor, pero tenía esa cara fresca que no podía tener más de treinta. 

Sin saber qué hacer con su cuerpo mientras él trabajaba, se cruzó de brazos para dejar de sentir que éstos le sobraban, colgando como dos cosas inertes a los lados de su cuerpo.

Su voz la sacó de su ensimismamiento y levantó la vista de los zapatos hacia el rostro de él nuevamente. Algo dentro de ella se removió y la hizo sentirse incómoda ante la idea de estar en términos de primer nombre con un completo extraño, por más amable que fuera. Claro que tal vez era lo que estaba de moda entre los jóvenes. No lo sabía, su vida social no salía de su sobrina, su amiga igualmente solitaria y su gata. 

Notó la mirada de él recorrerla como si fuera un contacto físico y por poco no se estremece. La idea de tutuearlo la hizo ruborizarse y tuvo que hacer acopio de su fuerza de voluntad para no mirar por sobre su hombro en dirección a la puerta, rogando que su amiga llegara pronto. 

—Tarja Varanen —le respondió con su nombre, de manera educada pero comedida, casi avergonzada por la manera en que evitó mirarlo. —Originalmente daba historia de la magia —añadió porque la perspectiva de otro silencio incómodo entre ellos la aterrorizaba. 

Agradeció a los dioses que él se hubiera dado vuelta, porque de repente tenía el rostro del color de las llamas que lamían la pava, alimentadas por troncos y carbones. De no tratarse de un desconocido que tenía al menos una década menos que ella, hubiera jurado que por el comentario y la mirada le acababan de tirar los perros encima. —Ah... sí... gracias... —musitó buscando con la mirada una silla en la que dejarse caer con gracia en vista de que la tierra no se la tragaría. No había ningún asiento lo suficientemente cerca como para no quedar descortés alejándose a sentarse, de modo que se quedó de pie.

—Hace poco le regalé una a mi sobrina y me tenté viendo el catálogo —repitió de memoria la frase que había usado con las personas que le habían hecho comentarios al respecto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/22/2013, 12:40 am

Al verla sonrojarse, dio un paso atrás con calma respetuosa, y sin dejar sus típicos buenos modos, le dijo:

_Perdón el atrevimiento, no quise incomodarla. Por su acento noto que viene de zonas nórdicas, y sé que allí se mantienen otros códigos de respeto -evitó mirarla porque sabía lo vergonzoso que podía sentirse cuando uno enrojecía y otros se quedaban mirando, y a él, en esos casos le gustaba que los demás hicieran como si nada ocurría-. He sido impertinente, me disculpo con usted -agregó-. ¿Le pone azúcar? -preguntó suponiendo que ella le diría que sólo una cucharada pequeña, pero queriendo que le diga que no le ponía azúcar. Eso le hubiera gustado en ella, que le guste el té al natural, igual que a él.

_¿Historia de la Magia? ¡Apasionante! Debe tener usar una memoria singular, y buena capacidad de análisis -decidió que sería el último halago que le haría ese día. Era obvio que ella los recibía con respeto externo, pero vergüenza interna. De lo contrario no habría enrojecido. Sabía que si se le iban las palabras nuevamente, ella no querría seguir hablando con él.

Después de todo ella había cruzado los brazos en señal de rechazo, queriendo poner distancia. Y si bien él había retrocedido dándole espacio de sentirse cómoda, sabía que no era suficiente. Supuso que para darle aún más lugar, podía usar el gato.

_¿Su sobrina es alumna aquí? inquirió, aún sin mirarla y concentrado en la temperatura de la pava. Contó unos segundos y luego, para poder cederle terreno, pregunto- ¿Puedo ir a acariciar a su Kneazle?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/22/2013, 1:40 am

—Es verdad —respondió incapaz de esconder su asombro—, pero vivo aquí desde hace años, debería haberme acostumbrado —se echó la culpa a ella misma, con un levísimo encogimiento de hombros y una sonrisa algo tensa pero amistosa. Sería un milagro si el profesor encontraba algo que a ella no la incomodara. —Oh, no. En absoluto —bajó la mirada un momento apenas— Es mucho más educado que el caballero inglés promedio, créame —le aseguró. Rogers y los gemelos Nash la habían curado de espanto —Creo que fue más bien la sorpresa —se excusó— me perdí su presentación esta mañana (?) y no le conocía en persona. 

Se había perdido la presentación del profesor nuevo porque después de enterarse de las prontas nupcias de su ex con su amiga, intentaba evitar el gran comedor en la medida de lo posible, salvo que supiera que Fanny estaría allí.

Miró instintivamente a su taza —¿Qué tipo de té es ese?— la selección interminable de tés que había en la sala común de Hogwarts era algo que superaba toda la lógica de Tarja, que en general bebía infusiones de alelí o rosa mosqueta al natural, pero que necesitaba al menos algo de azúcar para pasar el fuerte té inglés.

Sonrió instintivamente. De verdad encontraba la historia apasionante, aunque tuviera más dotes de pitonisa que de profesora. Luego se colgó un momento pensando en Jax y las discusiones históricas que habían tenido hasta altas horas de la noche y se perdió el cumplido de él, por lo que no lo tomó a mal... ni lo escuchó. Había dicho algo de análisis. —Oh, sí. Es de lo más apasionante enseñar historia en este colegio. Está muy bien equipado —cuando el tema le interesaba tanto, era más fácil lograr que hablara con mayor soltura, mientras no se tratara de nada personal. La postura de ella parecía haber mejorado ante el cambio de tema y ahora estaba manoseando los libros en la mesita de manera ausente. —Poseen un salón del tiempo de lo más impresionante.

El director nuevo había sido tan amable de dejarle conservar una copia de la llave a pesar de que la profesora a cargo ahora fuera otra. De hecho, ella seguía estando a cargo de esas visitas porque McFarland no podía salir al sol y ella sí. Así al menos despuntaba el vicio y pasaba sus horas libres más amenamente. Otra cosa de la que hubiera podido vanagloriarse y no lo hacía.

Asintió con una sonrisa de orgullo digna de cualquier madre —Está en séptimo. 
Eran tan parecidas mental y físicamente, que de seguro no necesitaba darle más datos para que pudiera ubicarla. Su sobrina era otro tema sobre el que era fácil hacerla hablar. Por más que fuera un tema personal, el orgullo y afecto maternal que sentía por la muchacha sobrepasaba cualquier timidez que pudiera sentir. El mero recuerdo de ella le daba fuerzas para enfrentar lo que hiciera falta. 

Volvió a mostrarse más tranquila al ver que él mantenía cierta distancia y parecía ser educado. Asintió. Que preguntara por su sobrina y ahora mostrara interés por su mascota le habían sumado un par de puntos en su libreta, por lo que se sintió menos incómoda en su presencia. Así como le disgustaba Roger por una cuestión de principios, aunque nunca le hubiera hecho nada, siempre había admirado la manera educada y clásica, casi hasta anticuada en que Jax se conducía por la vida y era el tipo de gente con el que ella tendía a simpatizar: gente más o menos tímida y chapada a la antigua como ella, como Dalton.

—Muerde, pero si usted quiere... —Volvió a encogerse de hombros de manera leve y femenina, con una sonrisa leve, como de disculpa anticipada por lo que su mascota pudiera hacer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/22/2013, 1:17 pm

_No se culpe -le dijo, sin dejar de sonreír, mirándola fugazmente para ver si seguía sonrojada o ya se le había pasado-. No hay un tiempo exacto para acostumbrarse a otro país. Dependerá mucho también de las experiencias que viva. Tal vez aquí no se encontró con las personas indicadas, y por eso... bueno, no quiero meterme -tocar por accidente algún tema íntimo podría arruinarlo todo. Decidió que ahí finalizaba la oportunidad de hacerla sentir comprendida-. Volviendo al té, este es uno que mezclé yo mismo. Me gusta mucho hacerlo. Tiene de base té a medio tostar, que es más suave que el té rojo de aquí. Sobre eso algunas hierbas que le quitan la acidez natural. El secreto es agregarle hebras de pétalos de alguna flor, los más fáciles de conseguir son los de rosa o de jazmín.

Hizo una pausa para no marearla, y luego agregó.

_Trato de endulzarlos desde la mezcla para no necesitar agregarles azúcar. No solo es más sano por no ingerir endulzantes, sino que además así evito que el te y las hierbas pierdan sus propiedades naturales -le sonrió nuevamente-. Mi consejo es que lo pruebe natural primero, y si le parece que necesita azúcar, se la agrega -sirvió el agua en las dos tazas, y usó las dos cucharadas de su propio té. Las dejó reposando-. Hay que dejarlas así durante tres minutos antes de probarlo.

En eso, continuó escuchando con atención a Tarja, mirándola al hablar. Tenía una majestuosidad muy notoria en sus movimientos, se notaba aunque se moviera poco. Había algo en ella que le resultaba muy misterioso.

Cuando le había hecho un cumplido, pensó que ella enrojecería y lo agradecería con respeto. Que lo dejara pasar no era coherente con lo poco que sabía de ella. Seguramente no lo había escuchado, pero no podía intentarlo nuevamente. Cabía la posibilidad de que ella lo hubiera dejado pasar con intenciones, aunque no era lo más probable.

Cuando ella se llenó de orgullo al hablar de su sobrina, supuso que seguramente se trataba de una jovencita común y corriente de notas promedio, pero que para Tarja debía ser la única posibilidad de sentirse madre. Se le escapó una media sonrisa al pensar en eso. Ella no debía tener idea de lo mucho que se exponía con cada pequeña cosa que decía. Esa chica, quien quiera que sea, seguramente era su punto débil externo. ¿Pero cuál sería el interno? ¿No haberse casado, tal vez?

Le advirtió que el gato mordía. El dudaba que fuera a mordero. Los Kneazles son muy defensivos de sus dueños. Si el gatito había sido agresivo con alguien, seguramente había notado alguna hostilidad hasta su ama, y no había podido contenerlo. Esa hostilidad no estaba en el ambiente ahora, pero para no desoír el consejo de ella, se sentó en el sillón, dejando ambos tés reposar en la mesa y quedando él a una distancia prudente del gato.

_En ese caso, entonces, me quedaré aquí prestándole atención hasta que él decida que quiere saludarme. Creo que sería lo más apropiado, ¿no cree? -la miró con cierta complicidad-. Ahora cuénteme de su sobrina, por favor. Si en clase es tan distraída como usted ahora, tendré que ponerle mucha atención -bromeó con jovialidad.

No quería ella se tomara a mal el chiste, y estaba casi seguro de que no lo haría. Parecía ser una persona bastante transparente, y si estaba distrída realmente y él lo había notado, posiblemente no lo negaría, pero se lo alegaría a otra cosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/22/2013, 4:28 pm

Se lo quedó mirando un segundo de más cuando dijo que dependía mucho de las experiencias vividas. Era exactamente lo que ella pensaba. Pensó que algunas de sus experiencias habían sido muy buenas, pero de tan buenas que habían sido, después de que se terminaran, no había vuelto a poder sentirse cómoda ni encontrar su lugar. Le pasaron mil recuerdos por la cabeza en un momento antes de contestar. —Es muy probable que pase por ahí, en realidad. 

Luego se concentró en la conversación sobre tés. Le llamó la atención un hombre que pudiera hablar tanto de un tema como ese, que de donde ella venía era muy de mujeres, aunque ya se había acostumbrado a que en ese lugar todo el mundo abusara de las infusiones a discreción. 

Se mareó un poco con tanta explicación aunque el hecho de que la mezcla incluyera uno de sus favoritos le dio esperanza de que no tendría que pretender que le gustaba algo horrible, lo que hubiera sido muy incómodo. Terminó por asentir a falta de algo propio que agregar, porque su experiencia con tisanas era de lo más limitada y ni era de hablar sin saber, ni le gustaba llevarle la contra a la gente que hablaba mucho. —Lo probaré al natural, entonces— dijo con una leve sonrisa amistosa. —No querría arruinar su creación. —Tampoco quería faltarle el respeto a alguien que no le hacía problema por enseñar ahí a pesar de tener acento y no ser local. De seguro el nuevo profesor también estaba haciendo, como ella, su mejor esfuerzo por encajar ahí. 

Probablemente las estipulaciones de David hubieran acertado de encontrarse ella en un momento menos inestable de su vida emocional. La noticia del casamiento de Jackson y Theresa le había pegado mucho, por más que lo ocultara muy bien, como todo lo demás que cargaba a cuestas. Pero David de seguro no tardaría en averguarlo con su agudeza mental. Bastaba probablemente con que presenciara un par de almuerzos donde todos los involucrados se encontraran presentes.

—En realidad es muy amistosa, pero no se da cuenta de lo filosos que tiene los colmillos...—explicó el tema de las mordidas. Como los Kneazle, incluso los híbridos, eran de mayor tamaño que los gatos, también eran algo más peligrosos. Más kilogramo por centímetro en sus mordidas, más filosos los dientes... Incluso había visto un híbrido del tamaño de un cachorro de tigre por los pasillos.

A pesar de las advertencias, Kuu no parecía ni muy enojada ni muy dispuesta a morder a David... o a dejar de morder el almohadón que estaba destrozando, para el caso, pero sí lo observó con sus ojos azules cuando se sentó relativamente cerca antes de resumir su pequeño acto de vandalismo.

—Oh, lo siento de verdad —se excusó por no haber escuchado aquél cumplido del todo—. Hace un momento me distraje pensando en unos libros que prometí prestarle a una colega... —Sus ojos se desviaron hacia la puerta por una fracción de segundo, pero luego regresó a su interlocutor— pero supongo que no es nada importante—

Ya no parecía tan incómoda. Al menos, se había acostumbrado a su presencia y a que parecía lo suficientemente civilizado como para sostener una conversación sin hostilidad, a pesar de su extraña elección de temas.

—Pero mi sobrina es muy aplicada —le aseguró—. Demasiado, diría yo —añadió con una nota de preocupación en la voz— Está en una edad en que si no disfruta lo mejor de la vida, se arrepentirá durante el resto de ella. —Atenuó la gravedad de su comentario con una sonrisa de disculpa.

—No debería estar diciendo eso como profesora. Los alumnos de por aquí en general no necesitan incentivo para hacer travesuras... el año pasado tuve dos chicas embarazadas en mi casa... —dijo con tono de reprobación y el ceño fruncido en una expresión que denotaba más preocupación que otra cosa, como si se mortificara por no haber podido hacer más, si bien obviamente los problemas venían de raíz, de las familias. 

—¿Usted qué tipo de profesor es? —preguntó a modo informativo. Conocía el estilo de enseñanza de la mayoría de sus colegas y era algo necesario como jefe de casa, porque al ver las notas de sus alumnos u oír sus quejas sobre otros profesores, le resultaba más fácil tomar una decisión informada. —No intento entrometerme —se atajó algo avergonzada— es sólo mi deber saber lo más posible de mis colegas para poder ayudar a los chicos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   11/25/2013, 8:54 pm

Le sonrió ante la pregunta, y asintió una vez con aprobación.

_No lo tomé a mal, para nada. Entiendo que quiere estar al tanto del trabajo del colegio, me parece natural. A su pregunta, como profesor, soy el más divertido de todos -alardeó con tono de broma, como si quisiera apaciguar el impacto del orgullo de si mismo que estaba reflejando al hablar de su trabajo-. No me malinterprete, amo enseñar. Me apasiona. Me tomo mi trabajo muy en serio. Pero me doy cuenta que en lo que se trata de chicos, suele ser mejor recibido el estímulo del humor alegre y los juegos. Trato de que mi enseñanza sea lúdica. Si logro que ellos se entretengan con el juego, aprenderán sin siquiera darse cuenta.

Hizo una pausa para realizar una floritura con su varita. El almohadón destrozado flotó en el aire unos instantes, y comenzó a girar rápidamente, cuando se detuvo, era un ovillo de lana gruesa y abultada. Sin perder el control de su varita, comenzó a moverlo lentamente sobre el gato, cerca de su cabeza. Continuó su explicación:

_Suele funcionar muy bien, sobretodo con aquellos traviesos que están muy a la defensiva, y se toman la enseñanza como un ataque... esos que no quieren aprender, y que si intentas enseñarles, eres un enemigo -le dedicó una sonrisa, y luego tomó la taza de té con la mano que tenía libre. Dio un sorbo lento y silencioso, y acomodó la taza nuevamente-. Hasta ahora he tenido buena suerte con el método. A fin de año, el grupo se afianza bastante.

La miró nuevamente, pensativo. Ella tenía cierto aire misterioso que le llamaba la atención de manera singular.

_Quiero preguntarle lo mismo, pero antes me gustaría arriesgar un poco, y ver si adivino. Si es que me lo permite, claro. No me gustaría importunarla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   12/4/2013, 1:41 pm

Enarcó las cejas con una sonrisa leve en los labios, sin saber si terminar de sorprenderse de que hablara de sí mismo en esos términos aunque fuera en broma, o reprenderlo, también a modo de juego, por su falta de modestia. Como él continuó hablando, no hizo ni una cosa ni otra. Observó el té preguntándose si habría reposado suficiente y luego volvió a ver a su colega, intentando imaginarlo en un aula. Se sintió patética por comparación. Ella apenas si podía manejar la clase... y se trataba de uno de los grupos más reducidos por ser una materia poco popular entre los alumnos. Eso la había unido con Jax de inmediato. A ambos les costaba manejar a los alumnos, pero sí eran buenos aconsejándolos en privado, tanto que por eso ocupaban los puestos de jefes de casa, si bien el que el plantel fijo hubiera migrado a la Universidad con la apertura de ésta tenía bastante que ver. 

Asentía mientras él hablaba. Pensó que a fin de cuentas, el nuevo profesor tal vez no era otro tímido más, como lo había creído en un principio. Después de todo, podía manejar grupos más grandes con facilidad cuando ella tenía problemas con su pequeña cátedra. Eso la decepcionó levemente, mas no lo exteriorizó. Su deseo de encajar siempre era tan grande que estaba casi siempre dispuesta a dejar pasar cualquier cosa que no fuera una bestial falta de modales para con ella.

Le costaba creer que chicos de la edad y carácter que tenían los británicos fueran a prestarse mucho a los juegos, pero ya lo dejaría a él con su propio método, pero por otra parte, lo único que la había salvado era la dinámica entretenida que tenía de por sí la adivinación. Cuando daba historia, había encontrado el salón del tiempo para poder hacer las lecciones más amenas, porque no podía sola con la carga. Eso le robó una sonrisa autosuficiente, pero algo tímida al darse cuenta de que, aparentemente, ella también intentaba hacer sus clases divertidas y nunca lo había notado. 

Kuu se sobresaltó cuando el almohadón cobró vida propia y se enfrentó a éste con los pelos del lomo erizados, la cola enhiesta y un silbido más gracioso que amenazador. Luego, cuando se hubo transformado en ovillo, estiró sus zarpas, visiblemente afiladas, para atacarlo aunque estuviera fuera de su alcance. Incluso llegó a ponerse de pie en las patas traseras para intentar alcanzarlo, pero perdió el equilibrio y cayó de espaldas sobre el sofá. Tarja rió por lo bajo. 

Sonrió como quien sabe perfectamente de lo que se le está hablando y tiene en mente un ejemplo con nombre y apellido. —Nunca faltan uno o dos de esos —dijo simplemente, todavía con esa sonrisa de leve complicidad. Tomó su taza al ver que él había comenzado con su té. Era del tipo que prefería esperar una pauta y seguirla que arriesgarse a cometer un error. 

Probó la mezcla del profesor y le pareció a la altura de sus propias elecciones. Ciertamente hubiera preferido algo menos amargo, pero no llegaba a ser molesto o intolerable como el té a secas que era tan popular en ese país y, después de un par de sorbos, se había acostumbrado al gusto. —Tengo que admitir que su elección de hierbas es excelente. Le agradezco la oportunidad de probarla —se notaba que aunque la conversación sobre estudios marchara bien, el darse cuenta de que él no era tan tímido como le había parecido al principio la había justamente intimidado un poco. Agradeció a la vida que de todas maneras siguiera siendo un hombre agradable, porque su amiga aún no llegaba para "salvarla" y comenzaba a pensar que ya no vendría.

Sonrió divertida, pero aún con ese halo de timidez que envolvía todas sus acciones. Como si fuera una adolescente pudorosa que sólo había envejecido de cuerpo sin vivir demasiadas experiencias. —Adelante. Creo que sería una pésima profesora de adivinación si no me divirtieran estos juegos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   12/5/2013, 12:44 am

Sonrió con satisfacción ante la opinión del té, temía que a ella no le gustara y por eso ya había pensado algo agraciado para salir del paso en caso de que fuera necesario.

Contra todo lo planeado, que ella no hiciera más preguntas sobre sus clases le generó una complicación. Estaba esperando algún comentario de su parte para tener la oportunidad de minimizarse a sí mismo y no parecer soberbio. No haber tenido esa posibilidad lo obligaba, en cierto modo, a manejar la conversación de otra manera. Ella, además, había aceptado dejarlo adivinar cuando él creyó que no lo haría, que se negaría o enojaría. No podía identificar por qué, pero Tarja no parecía tan cómoda como antes.

Permaneció moviendo el ovillo a un ritmo aceptable para el gato, mientras dejaba una pausa de suspenso.

_Repentinamente me siento como un alumno nuevamente -comentó para descontracturar la conversación y mirarla con complicidad-. A pesar de que fue idea mía, siento que estoy respondiendo la lección a un docente.

Pensó unos instantes, y luego comenzó:

_Veamos, qué tipo de profesora es... ehm... -bebió nuevamente, y luego dejó la taza en la mesa-. Intuyo que es una persona con muchísimo conocimiento, tal vez más del que admitiría ante cualquier persona. Tiene cierta modestia natural y amable, que seguramente la bloquearía a la hora de reconocerse un mérito. Por lo que estuve viendo, en su modo de hablar y de esperar a que yo haga algo para permitirse hacerlo también, es una persona con bastante timidez, con lo que supongo que no estaría delante de una clase hablando de un montón de cosas, si no estuviera completamente segura de que lo que dice es correcto y que decirlo ayudaría a que los alumnos aprendan -soltó.

Bebió nuevamente.

_Por otro lado, trajo hasta aquí unos libros para una persona que aún no llega, con lo que supongo que fue cumplidora con lo que dijo. Más cumplidora que la persona que no llegó. Si es así de dedicada en todos los aspectos de su vida, debe ser muy aplicada en su trabajo. Además de eso, es la primera persona a la que escucho hablar de la vida profesional. La mayoría de sus colegas, me atrevo a decir, sólo me ha contado chismes y nimiedades de la vida en general. Supongo que eso es en parte porque es reservada y en parte porque ama lo que hace.

Había sacado muchísimas conclusiones sobre ella, pero no quería apabullarla. Decidió ir concretando un poco sus ideas. La mayoría de las personas se sentían cohibidas por su capacidad de deducción. Si se estaba pasando y ella estaba sintiéndose incómoda, que según él era lo más probable, le costaría un poco lograr que ella se sintiera cómoda nuevamente. Empezó a desear estar equivocado. Tal vez si erraba Tarja se lo tomaría con humor. Pero si estaba acertando, lo más probable era que sintiera invadida. 

_Creo que al dar clase usted debe tener cierto halo de misterio que intriga a los chicos, pero al mismo tiempo, su voz debe trasmitir interés por el tema que comenta. Parece una mujer inteligente, y debe saber en qué aspecto le conviene basarse en su clase, para captar un interés específico en lo que dice. Es decir, yo creo que aborda cada temática por el punto justo, pero me pregunto, en ese caso, si lo hace sabiendo y siendo modesta, o si lo hace espontáneamente.

Miró hacia otro lado, se había puesto un poco nervioso por el repentino miedo de que ella se tome a mal sus palabras. Algo de calor en el rostro le indicó que se había sonrojado. Hacía mucho tiempo que no le pasaba... hacía mucho tiempo que había combatido ese tipo de inquietudes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   12/5/2013, 1:37 am

Después de un segundo, bajó la mirada ante la sonrisa de él, por una cuestión de educación. —Tenía razón después de todo. No había necesidad de azúcar —admitió la derrota con gracia, volviendo a mirarlo con tranquilidad. Si había algo de orgullosa en ella, la vida se había encargado de quitárselo, a excepción tal vez de la manera en que se conducía por la vida, con un porte altivo que más se le había quedado grabado de chica como "lo que era correcto" que por elección propia. 

Kuu se levantó con cierta testarudez y una determinación de cazadora en sus ojos felinos. Arremetió nuevamente contra el almohadón transformado en ovillo, con más furia rencorosa que antes. Tarja ya no reía. Por un momento, la había embargado el temor de que se tratara de un animal violento, de temperamento fogoso y difícil de controlar. No era precisamente lo que ella buscaba en un gatito faldero y tampoco quería desilusionarse. 

Ciertamente, Tarja se había concentrado tanto en lo que ella había aprendido de él y su personalidad por la descripción que Browing había hecho de su estilo de enseñanza, que no había atinado a hilvanar un pensamiento coherente con qué contestarle y, antes que decir cualquier estupidez que la dejara mal parada, prefirió no hablar. A demás, se había sorprendido mucho y por qué no admitirlo decepcionado un poco al descubrir que él no era tímido como le había parecido en un principio. 

Rió por lo bajo por el comentario de él, como si se le hubiera ocurrido un pensamiento que prefería mantener para sí por más que fuera a mostrar la punta del iceberg. —Tal vez por esa frescura de espíritu es que prefiere encarar la enseñanza desde el punto de vista lúdico. Imagino que debe haber sido un estudiante problemático para que su estrategia se base en contener y manejar a los de este tipo —opinó ahora que él le había dado lo que ella consideraba un pie para opinar al respecto, algo que antes no había sentido. Había visto la explicación de él como respuesta a su pregunta puntual, pero no se había creído con derecho a opinar hasta entonces. 

—No me refiero al tipo que habla en clase y distrae al resto —se atajó enseguida— sino más bien a los que, por saber demasiado de antemano, participan mucho en clase y a menudo se traban en debates con el profesor de turno... debe haber humillado a uno o dos para querer que lo vean como a un amigo —añadió más bien a modo de broma, por el simple hecho de que él había dicho varias especulaciones acertadas sobre ella que la habían hecho sentir extrañada y se sentía con derecho a devolverle la cortesía a alguien que había encontrado una manera única y diferente de ponerla incómoda. Era una especie de pequeña venganza amistosa que, siendo él más joven, no le pareció tan desubicado como si hubiera sido alguien de su edad. Aparentemente, comenzaba a dominar el fino arte inglés de hacer ese tipo de cosas de tanto juntarse con Tessa.

Se sorprendió de manera evidente por el primer análisis de Browing. Intentó ocultarlo pero no fue muy exitosa. ¿Cómo podía saber tanto de ella sin siquiera leerle la palma de la mano? —Bueno... para eso estamos en el castillo después de todo —se excusó para no quedar como una vieja idiota que, ante un hombre más joven que le demuestra una capacidad de deducción impresionante, se queda con la boca abierta. Lamentaba el darle la razón en el proceso en cuanto a que era tímida y modesta, pero no sintió tener otras opciones. 

Se le ocurrió que tal vez ella era demasiado aburrida y transparente, y por eso a él le había resultado así de fácil el poder predecirla... o tal vez sólo había leído su expediente en la oficina del director por alguna razón que ella desconociera y se estaba riendo a expensas de su sorpresa. Bebió un par de tragos de su té para disimular lo extraño que le resultaba que un completo desconocido pudiera describirla mejor que su ex novio de año y medio, que con suerte hubiera podido decir "humilde, paciente y amable".

—Mi amiga está muy ocupada... tiene dos niñas —la justificó por el simple hecho de que no podía dejar pasar una injusticia, por pequeña y verbal que fuera... y aunque nadie más fuera a enterarse. 

—Oh, no se confunda —eludió con algo de habilidad hablar de ella misma, para que no resultara tan evidente lo mucho que las deducciones de él la estaban perturbando—. Es la manera que tienen aquí de dejarlo a uno de lado. Los grupitos ya están todos armados —Explicó respecto a la conversación sin importancia. —Estoy segura de que la profesora de Historia será capaz de sostener una conversación igualmente profesional con usted, si no tiene prejuicio contra los no-vivos.

A pesar de lo incómodo de la situación y lo extraño del encuentro, que parecía un sueño de Dalí a ojos de la pobre solterona, se sorprendió a sí misma al verse hablando con un hombre con frases bastante más largas y profundas que los monosílabos que generalmente regían sus conversaciones intrascendentales. Eso le causó curiosidad y vértigo, como estar parado al borde de un abismo y mirar hacia abajo. 

Para cuando llegó la tercera tanda de suposiciones, Tarja ya se había quedado sin libreto hacía rato y hasta la improvisación se le había acabado. La había perdido con tanta palabra que no podía seguir a causa de los nervios y estaba segura de que le había hecho una pregunta de algún tipo, pero no podía saber bien de qué se trataba. —Eh... supongo que si tiene tanta curiosidad, podría escabullirse a una de las mesas al fondo del aula y observar la clase —ofreció sin pensarlo, porque quería eludir responder a la pregunta, porque sinceramente, cuando un segundo después le cayó la ficha de que si él realmente no era tímido y aceptaba la invitación, se vería en la horrible y tortuosa situación de tener que dar clase frente a uno de sus colegas... como si la estuvieran juzgando y la sola idea la hizo palidecer y sentirse a punto del desmayo. Eso le recordó por qué no se metía en ese tipo de conversaciones: se asustaba, se ponía nerviosa, la intimidaban y acababa diciendo la primer estupidez que le venía a la mente para zafar del momento y creando problemas más graves para sí misma en el largo plazo. El terror se reflejó en sus ojos mientras buscaba alguna manera de deshacer la propuesta hecha.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
David Browing
Profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas
avatar

Masculino Edad : 27
Mensajes : 14

Datos del Personaje
Signo: Piscis
Casa: No se sabe
Año: 5° Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   12/5/2013, 2:19 am

Le llamó mucho la atención que Tarja reparara en cómo habría sido él de alumno. Le agradó el gesto y lo sintió como algún tipo de complicidad entre ellos.

_Se sorprendería si le dijera cómo fui de alumno. Es decir, cambié tanto en algunas cosas que supongo que hoy le resultará difícil de creer que fui un chico muy tímido -explicó-. Cuando estaba en el colegio, me ponía nervioso de sólo entablar conversación, y si decía algo malo o que yo creía malo, no podía volver a hablar con esa persona. Enrojecía y tartamudeaba -bebió un poco más de té, y dejó el ovillo quieto. Kuu no estaba reaccionando como esperaba, y no quería perturbar a la mascota ni a la dueña-. Con el paso del tiempo fui aprendiendo a perdonarme determinados errores y eso me facilitó conversar. Pero de chico tenía mucho mundo interno. Pasaba las clases distraído pensando en cualquier cosa, y luego estudiaba para los exámenes.

Ella había acertado en decir que él sabía demasiado de antemano, pero no le pareció apropiado decir que la clase era muy lenta para su gusto, y por eso se distraía tanto. Creyó que sonaba un poco mejor decir que necesitaba estudiar después.

Le llamó la atención que ella justificara a sus colegas diciendo que era un modo de dejar de lado, ya que era una acusación bastante cargada de rencor en cuando a contenido, y sin embargo, ella lo hacía sonar como una simple corrección.

Por otro lado, le pareció muy extraña la propuesta de ella de decirle que fuera a verla a la clase. Estaba completamente fuera de esquema de lo que él hubiera esperado. No pensó que Tarja fuera una persona que disfrutara del público. El sí, a él le gustaba que sus alumnos le prestaran atención y disfrutaran la clase, era por eso que las hacía de determinado modo, pero ¿ella? Simplemente no encajaba con eso.

Por eso pensó la posibilidad de que ella lo hubiera dicho sin pensar, y si había sido así, si ella realmente había pronunciado esas palabras sin analizarlas, se debía haber exaltado mucho con sus observaciones. Le sonrió con gratitud.

Era curioso, de ser así, que al hablar sin pensar dejara escapar una invitación. No había hablado del gato, ni de los libros, ni de algún conocimiento técnico. Lo había invitado a verla. Tuvo que tensar un poco los labios disimuladamente, para que no se le escape una sonrisa irrespetuosa. Ella quería que el la viera, pero tal vez... no se había dado cuenta de que era eso lo que quería.

No, no iba a caer en su juego. Si ella quería que él se le acerque, tenía que asumir esa responsabilidad. Y tenía que asumirla a su tiempo. El iba a enseñarle como. No sin antes darle un poco de suspenso.

_Le agradezco mucho la invitación -respondió. Le regocijaba un poco encontrar una respuesta que no fuera "iré" ni "no iré". Decidió hacer tiempo dejando las cosas sin responder concretamente-. Lo aprecio de verdad porque es una excelente oportunidad aprender de alguien que tiene experiencia, y darme la bienvenida a su aula es un gesto muy amable -continuó, imaginando cuán nerviosa estaría ella si sus teorías eran correctas.

Dio un sorbo de té, y luego, cerró la respuesta:

_Pero creo que no sería adecuado. No quiero importunar su clase siento el profesor nuevo que va a estar mirando lo que ocurre. Algunos alumnos no me conocen y tal vez los distraiga... aunque me han dicho ya que paso por alumno. Tal vez me mezclaría más de lo que me gustaría -bromeó-. En todo caso, creo que sería mejor que usted presenciara alguna de mis clases y me corrigiera las cosas que no considere apropiadas. Seguramente el grupo de alumnos respetará más la clase estando usted presente. Pero obviamente, entiendo que usted es una persona ocupada y tiene mejores cosas que hacer. Con lo cual, jamás le pediría que pierda el tiempo de esa forma.

Movió la varita, liberando el ovillo que cayó al sillón y luego rodó al piso hacia abajo de la mesa, dejando una hebra marcando su recorrido.


Última edición por David Browing el 12/6/2013, 12:19 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tarja Varanen
Jefe de casa (Hufflepuff)
avatar

Femenino Tauro Edad : 36
Mensajes : 182
Humor : Tranquilo, depresivo
Carrera : Profesora de Adivinación

Datos del Personaje
Signo: Tauro
Casa: Ex-Durmstrangs
Año: Egresad@ de Universidad

MensajeTema: Re: Haciendo presencia   12/5/2013, 4:40 pm

Enarcó sus cejas rubias y a continuación intentó imaginarse cómo podía haber sido Browing de alumno. No creía estar muy errada en sus suposiciones, a pesar de que lo que estaba oyendo. En todo caso, imaginó que el hecho de poder participar en clase lo habría ayudado a superar su timidez, así como ella que había salido corriendo de la casa de sus padres como una cobarde, había tenido que superar la suya porque el único trabajo que había conseguido en Inglaterra involucraba hablar delante de docenas de alumnos.

Asintió con una sonrisa comprensiva. Era una descripción bastante detallada de lo que a ella aún le sucedía cuando una conversación con alguien salía mal o se volvía incómoda por la razón que fuere. Si bien era peor cuando se trataba de una falta propia. 

—Ante la imposibilidad de exteriorizar, uno debe elegir entre el mundo interno o conformarse con la oquedad mental que está tan de moda —comentó antes de tomar otro sorbo de su té, como si eso fuera a restarle peso e importancia a su comentario y apaciguara en su mente el hecho de haber omitido una opinión que delataba claramente su preferencia por la primera opción, y, al mismo tiempo, hacía una crítica a la sociedad. —Pero ¿qué sería del mundo si todos censuráramos los pensamientos como hacemos con las palabras? —Por supuesto, la pregunta era retórica y volvió a refugiarse en el té después de ella. 

Tarja no guardaba rencores mientras se tratara de ofensas leves y gente poco importante. A la mayoría de sus colegas no los conocía más allá del nombre ni tenía interés en cambiar la situación cuando le habían dejado en claro que no era bienvenida. Simplemente, seguía con su vida tranquila, como siempre, sin molestar a nadie. 

Contuvo la respiración inconscientemente a la espera de la respuesta de él, rogando por una negativa. Intentó normalizar su cara de espanto en una expresión más normal y lo consiguió a medias, por lo que mantuvo la mirada baja, en la gata que seguía peleando con su ovillo.

—Era lo menos que podía hacer —dijo con calma aparente cuando se vio en la necesidad de responder de alguna manera, aunque mentalmente, estaba el equivalente a temblando—A mí me sirvió presenciar una clase cuando llegué a este colegio y los otros jefes de casa están demasiado ocupados en sus problemas personales para ofrecerle la oportunidad. —Había salido del paso como una reina, pero todavía tenía el pulso acelerado por el miedo que le había agarrado durante unos momentos. —Imagino que la invitación al casamiento no tardará en llegarle por lechuza —informó. Tal vez ya la había recibido, pero entre tanta gente por conocer no había ubicado de quienes venía.

Recién cuando él hizo su contra-propuesta pudo relajarse, momento en que notó que había tenido todo el cuerpo tenso. —No creo que ese lugar me corresponda a mí, sino al director, pero también le agradezco la oferta —explicó cortesmente. Ahora iba a tener que vivir con la duda de cómo era que daba clase el profesor nuevo.

La gata saltó del sillón y persiguió el hilito del ovillo luego se desvió a mirar con interés el ruedo de la ropa de Browing. Tarja no la vio.

—Es el primer profesor que entra al colegio este año sin un circo mediático. Lindo lío del que zafó con la prensa ocupada con el torneo... —comentó más bien por hacer conversación. No quería encontrarse con un silencio incómodo. Sin embargo, lo que decía era cierto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Haciendo presencia   

Volver arriba Ir abajo
 
Haciendo presencia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿que demonios estoy haciendo aqui? ||Libre||
» [MC] El hombre invisible haciendo de las suyas.
» ¿Qué estás haciendo?
» Cygnus Hyoga
» [Prólogo: Ling & Lan Fan] Situaciones escamosas.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hogwarts University :: Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería :: Oficinas de Profesores :: Sala de Profesores-
Cambiar a: